jueves, 19 de septiembre de 2013

La paciencia del trader ¿ tiene límite ?

Por todos, o casi todos, es bien conocido que una cualidad importante para todo operador es la paciencia unida a la tranquilidad. Paciencia porque un trader debe esperar paciente y tranquilamente a que el mercado le de las condiciones óptimas para poder abrir una nueva operación, esperando posteriormente a que se den las condiciones para cerrar la misma. Cuando no se dan las condiciones de entrada adecuadas según los estudios realizados, el operador nunca debe operar ni abrir nuevas posiciones. Muchas de las veces, vemos movimientos en el mercado que se nos escapan a la operativa y nos es imposible aprovechar.
Esta semana es un claro ejemplo en mi operativa. A pesar de disponer de una cartera amplia de sistemas y estilos de operativa, el fuerte movimiento que llevamos no ha podido ser aprovechado. El futuro del Dax desde el cierre del viernes en 8.511 nos lo encontramos en la apertura de hoy miércoles en el entorno de los 8.750 puntos. Un movimiento claro tendencial de +240 puntos de los cuales prácticamente no he aprovechado ninguno. Ahora ya en máximos históricos o ¿ histéricos ?
¿ Son muy rígidos los sistemas ? ¿ Se pueden adaptar los sistemas a las circunstancias actuales ? 
Está claro que los sistemas automáticos tienen reglas fijas, tanto para entrar como para salir del mercado. No tienen sentimiento alguno y operan en base a sus reglas de forma estricta. Algunos operadores intentan cambiar algo el sistema adaptándolo al mercado de cada momento, pero eso a mi parecer no es del todo acertado, aunque todo depende de como realmente se haga. Desde luego lo que si es claro es que la FED con su inyección de millones de dólares mensualmente ha desvirtuado y lo sigue haciendo al mercado o sus movimientos. Pero esto no es nada nuevo, siempre hay "alguien" manipulando de una u otra forma el mercado.
Lo que si tengo claro es que para trabajar en bolsa, lo más importante es nuestro capital de trabajo y que siempre es mejor perder la autoestima o unos movimientos del mercado que perder nuestro capital de trabajo. Sin él, no podemos realizar la siguiente operación, y a fin de cuentas, mercado hay todos los días.
Por tanto no queda otra que seguir paciente y disciplinadamente la operativa que cada uno tenga, esperando nuestra mejor oportunidad, no dejando que se nos agote la paciencia y que su agotamiento nos haga operar en condiciones adversas. Ya es suficientemente complicada la profesión de trader como para aun darle más facilidades al mercado para que nos arruine financieramente.